Usos mixtos: generando sinergias poderosas

La construcción de proyectos de uso mixto es una tendencia del urbanismo mundial que llegó para quedarse en el Real Estate.

Si bien no se trata de un concepto nuevo, el auge de su desarrollo en nuestro país marca una pauta sobre los nuevos retos del mercado inmobiliario, los cuales atraviesan la densificación de las ciudades, el uso eficiente del suelo, la creación de entornos transitables con conexiones peatonales ininterrumpidas y la generación de núcleos para las comunidades.

Los mixed-use developments o desarrollos de uso mixto se consolidan como un plus de valor y epicentro para el desarrollo económico de las zonas en las cuales se instalan, promoviendo el crecimiento vertical, al tiempo que revierten la separación de las actividades que convirtió en imperativo el uso de automóviles y transporte público.
 
Lo anterior sustenta que hoy en día aparezcan en el radar todo tipo de exitosas mezclas como: 
  • Centros comerciales integrados con torres de oficinas y hoteles. 
  • Edificios residenciales con áreas de comercio en los primeros niveles. 
  • Hoteles con zonas comerciales o restaurantes. 
  • Hospitales integrados con áreas comerciales.
  • Centros educativos con áreas comerciales y espacios destinados a la operación gastronómica, entre otras muchas posibles combinaciones.

La vibrante actividad comercial es uno de los factores que robustece la mezcla de usos. La historia reciente del sector inmobiliario ha sido testigo de la evolución de los proyectos comerciales tradicionales hacia los usos mixtos y de la llegada de nuevos proyectos que asumen al centro comercial como unidad dominante en su composición. 

Si bien es cierto estos desarrollos generan dinámicas para que todas las partes del proyecto se vean beneficiadas, en el caso del comercio, este se ve altamente favorecido dentro de la articulación, en cuanto se nutre de una base de clientes más amplia. Casi podemos hablar de un sistema donde el centro comercial, como centro social y punto de convergencia de múltiples experiencias, provee a la edificación las condiciones idóneas no solo para el consumo sino para el descanso y la socialización, siendo áreas de propiedad privada con normas de convivencia y utilización que emulan el espacio público. El tener tráficos naturales es una necesidad latente en los proyectos comerciales que, gracias a esta complementariedad de usos, pueden fortalecer sus raíces generadoras de tráfico, que cada vez más deben estar desligadas de solamente acciones de marketing.

Pero no se puede perder de vista que cualquier desarrollo tiene que ser impulsado por los atributos de su ubicación, como la densidad de población y los niveles de ingresos y no solo por el hecho de que se trata de un desarrollo de uso mixto. Si el uso mixto va a funcionar, es necesario que cuente con el mercado potencial suficiente que lo haga viable. Bien lo expresaba Melina Cordero, directora de investigación minorista de CBRE para las Américas, durante un panel de expertos en RECon: "Si tienes un centro comercial en mal estado en un área más rural, o donde la población ha disminuido, la construcción de apartamentos u oficinas no va a resolver ese problema. Realmente depende de la demografía de la ubicación".

Así las cosas, los años venideros mostrarán las bases que se van sentando de una nueva industria, donde los cambios y la reinvención, son hoy elemento fundamental para mantenerse en el mercado y seguir apostando por la preferencia de los consumidores.

Fecha de publicacion noticia: 
Viernes, Marzo 29, 2019
Fuente noticia: 
Revista Punto Comercial
Enlace noticia: 
www.acecolombia.org
Destacada: