Coworking como valor agregado en el centro comercial

Coworking como valor agregado en el centro comercial

La tecnología y la necesidad de explorar soluciones frente a los problemas de movilidad en las ciudades han desencadenado una ola de evolución que atraviesa diversas dinámicas de la vida de los ciudadanos. La manera como las personas trabajan no es la excepción. Si bien es cierto, el teletrabajo demostró que para ser eficientes y tener un alto rendimiento no es necesario permanecer todo el tiempo en un mismo espacio, sin embargo, identificó una naturaleza social del ser humano, donde la interacción es un elemento vital en la generación de mejores ideas y la ejecución de otras más ambiciosas.

De esta necesidad de relacionamiento y trabajo colaborativo nace el coworking, configurándose como una filosofía de trabajo que permite a profesionales independientes, teletrabajadores y emprendedores, compartir un mismo espacio físico para desarrollar sus propios proyectos; solucionando así problemas de costos y la sensación de aislamiento. De igual forma, provee no solo un espacio determinado para trabajar, sino que posibilita que diversos individuos estén dispuestos a intercambiar ideas y conocimientos, formar alianzas y colaborar con otros proyectos.

Los espacios de coworking están diseñados para conectar personas y para crear oportunidades profesionales y personales para los miembros de la comunidad, que difícilmente les llegarían trabajando solos desde sus casas. Uno de los principales diferenciadores del coworking es que se puede identificar un gestor o community builder que dinamiza y vela por la comunidad, que conoce a los miembros y sus proyectos e idea formas de enlazar de manera provechosa las diferentes metas y realidades que convergen en este escenario.

Asimismo, se establecen normas de convivencia que garantizan que el clima de trabajo sea el adecuado para toda la comunidad.

Para que el espacio de coworking funcione debe propender por la existencia de:

  • Respeto.
  • Zonas comunes que permitan la conexión entre los miembros.
  • Libertad de acceso.
  • Membresías o modalidades de precios sencillas y enfocadas al perfil elegido.
  • Iniciativas y elementos que aporten dinamismo y ayuden a promover ideas.
  • Continua evolución y rapidez a la hora de ejecutar mejoras.

Coworking en centros comerciales

Atendiendo a la tendencia de esta nueva forma de trabajo, los centros comerciales han optado por ubicar en sus instalaciones espacios laborales flexibles aprovechando su infraestructura para estar a la vanguardia y satisfacer las necesidades de sus clientes.

Como lo expresó Holly Rome, directora de Retail Leasing, de JLL por medio de un comunicado, “el establecimiento de un espacio de coworking en una propiedad comercial ofrece a los trabajadores un sitio divertido, pero funcional con gran accesibilidad, amplio estacionamiento y amenidades de valor agregado como servicios personales, compras y opciones de alimento”, lo que nos lleva a identificarlo como un interesante complemento para los servicios ofertados por los complejos.

Un espacio de coworking en un centro comercial tiene mucho sentido porque mezcla trabajo con ocio, que es otra de las nuevas corrientes de las teorías de productividad, permitiendo que un trabajador pueda dar un paseo por los almacenes y adquirir productos, entrar a cine para expandir su mente y gestar nuevas ideas o comer con los otros miembros de la comunidad para fortalecer las relaciones.

Por su parte el centro comercial aumenta su tráfico, aprovecha mejor sus instalaciones y les entrega valor agregado a sus clientes, convirtiéndose en una opción donde, tanto los clientes como los complejos ganan.

 

Fecha de publicacion noticia: 
Viernes, Marzo 29, 2019
Fuente noticia: 
Acecolombia
Enlace noticia: 
http://acecolombia.org
Destacada: