‘Cierre de locales golpea a los más pequeños’

 

A los locales de Zara y Pull & Bear que cerraron en el Centro Comercial Fontanar, en Chía, se suman otros dos puntos de Bershka y Oysho, en Santa Fé y Multiplaza, respectivamente, en Bogotá.
 
Y aunque las cuatro marcas son de la misma dueña, la gigante española Inditex, que ejecuta un plan de recorte anunciada en el mundo, la situación no puede ser una señal de que las grandes marcas empiezan a hacer ajustes por la crisis en los centros comerciales de Colombia.
 
Así lo plantea, Carlos Hernán Betancourt, director ejecutivo de Acecolombia, gremio de los centros comerciales. De hecho, dice que Fontanar ya tiene comercializado un poco más de 2.000 de los 2.700 metros cuadrados del espacio que le quedó disponible.
 
Estas situaciones pueden ser oportunidades para otras marcas porque ese complejo tiene niveles de ocupación que superan el 95%, argumenta.
 
Las cuentas del gremio es que la pandemia dejó 5.000 locales desocupados el año pasado, y que las restricciones de enero podrían generar otro tanto. “No será rápido -volverlos a ocupar- y yo espero que el aumento no sea sustancial. De hecho, en este momento estamos en revisión de lo que ha sido esta evolución en enero pero no creemos que vaya a tener un incremento significativo frente a diciembre”, comentó el dirigente gremial.
 
Destaca que también se han dado procesos que muestran interés en el sector, en medio de la pandemia.
 
Por ejemplo, el año pasado, del centro comercial Mallplaza NQS, que antes se llamaba Calima, salió LA 14, una gran superficie, tras una negociación que incluyó el centro comercial. Incluso, ese espacio será adecuado para la primera tienda Ikea del país.
 
Y a lo anterior se suma que hace poco Parque Arauco S.A. (PASA) aceptó una oferta del Fondo de Inversión Colectiva Inmobiliario Inmoval , filialde Credicorp Capital para comprar derechos fiduciarios de Parque La Colina, en Bogotá, y de Parque Caracolí, en Floridablanca, Santander. Así, PASA tendrá el 51% e Inmoval el 49% de estos centros comerciales.
 
El director ejecutivo de Acecolombia, dice que “el periodo de cierres que hemos tenido no se ha caracterizado por grandes tiendas o tiendas de gran formato. Por el contrario, se origina en la clausura de restaurantes y de tiendas pequeñas, de 80 a 100 metros. Ese ha sido el gran volumen del comercio que más se ha cerrado”, comenta a Portafolio. 
 
“Aquí el afectado, asegura, es el microempresario que de manera dura y directa sufre los impactos de la pandemia. En especial porque tiene una mayor dependencia para su subsistencia”, considera.
 
Igual, hay que tener en cuenta que en la decisión de cierre puede influir que antes de la crisis los desempeños fueran regulares o que en medio de la pandemia no se hayan logrado acuerdo satisfactorios con los dueños de los locales.
 
El año pasado se consiguieron más del 80% de los acuerdos pero cuando se habla de un 20% sin un feliz término, de un universo de 40.000 locales, las cifras tienen proporciones importantes, señala el director ejecutivo de Acecolombia.
 
“Si bien es cierto que no fue un porcentaje significativo de la industria en que no logró acuerdos, sí llevó a la decisión de cierre de locales y eso lo hemos visto en marcas a todo nivel”, dice Carlos Hernán Betancourt.
 
Aparte de la situación de los negocios de comida y las tiendas pequeñas, el impactos también ha sido notorio en los cines, gimnasios y casinos que son importantes en la oferta de un centro comercial y que están limitados en su operación.
 
EL FUTURO
 
Lo ocurrido desde mediados de diciembre y enero, volvió a preocupar a los empresarios de estos complejos, luego de que venían de un ambiente de reactivación desde septiembre del 2020.
 
“El inicio de año ha sido muy difícil, lleno de restricciones en todas partes. Eso ha generado que el inicio de año ponga a las empresas a niveles de ingresos similares a los de abril o mayo del año pasado. Ese en un escenario que, a diferencia del año pasado, no trae ningún tipo de apoyo, ni de alivio. Es muy difícil”, expresa.
 
Según Carlos Betancourt la solicitud de los alivios es “un clamor generalizado del sector comercial y empresarial. Lo que estamos pidiendo es que así como el año pasado los cierres iban acompañados de mecanismos o medidas de mitigación para preservar el empleo y las empresas, en esta ocasión también se den”.
 
Explica, por ejemplo, que el impuesto predial, uno lo ve divorciado de esa realidad y, por el contrario, está subiendo para el 2021, en muchas ciudades con avalúos y bases que no se compadecen. Propone, por ejemplo, el pago de impuestos con plazos más prolongados.
Fecha de publicacion noticia: 
Jueves, Febrero 4, 2021
Fuente noticia: 
Portafolio
Enlace noticia: 
https://www.portafolio.co/negocios/empresas/cierre-de-locales-en-centros-comerciales-golpea-a-los-negocios-mas-pequenos-548817
Destacada: